1.200 fertilizaciones in vitro al año

 
Por los chiquitos que vienen
Jorge Basso, titular del MSP, informó que se invertirán unos 8 millones de dólares al año en el financiamiento de cerca de 1.200 fertilizaciones in vitro a mujeres de bajos recursos.




El gobierno calcula invertir 8 millones de dólares al año para financiar cerca de 1.200 fertilizaciones in vitro a mujeres de bajos recursos, informó el miércoles el Ministerio de Salud Público al presentar la reglamentación para tratamientos de alta complejidad previstos en una ley aprobada en 2013.

"A lo que aspira esta normativa es a establecer la modalidad de co-pagos que tiene en cuenta el ingreso de la pareja, y va desde el cero, cuando se trata de parejas con bajos ingresos, al 95 % de acuerdo a franjas y a la necesidad de repetir los intentos para tener resultados", explicó el ministro de Salud, Jorge Basso.

Según el Basso, hay tres clínicas especializadas ya habilitadas para ofrecer el servicio en convenio con el Fondo Nacional de Recursos (FNR), que financiará totalmente el primer intento del tratamiento para mujeres o parejas con ingresos mensuales de hasta 1.100 dólares.

A partir del segundo intento, las usuarias de la franja más baja de ingresos tendrán que pagar el 10 % de los costos y el 20 % en una tercera vez, totalizando hasta tres intentos bajo la cobertura financiera del Gobierno.

Cada intento incluye varias etapas, desde la estimulación hormonal a través de medicación, pasando por la fertilización in vitro hasta el procedimiento de transferencia de embriones al útero, y suele durar aproximadamente dos meses y medio.

Cuanto más altos sean los ingresos de las mujeres o parejas que desean acceder al tratamiento, menores serán los aportes del FNR.

Pueden solicitar el beneficio mujeres de 18 a 40 años, "en las que hayan fallado las técnicas de baja complejidad o si se confirma un diagnóstico de infertilidad que requiera un tratamiento de reproducción asistida de alta complejidad", de acuerdo con la normativa.

El texto aclara además que, para acceder a la financiación, "la mujer puede no tener pareja o tener pareja de cualquier sexo".

La Ley sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida fue aprobada a fines de 2013 y abarca casos de baja complejidad, que es la unión del espermatozoide con el óvulo dentro del cuerpo de la mujer, y de alta complejidad, cuando la fecundación se produce fuera del útero.

Los tratamientos de baja complejidad fueron reglamentados el pasado noviembre.

"Los de alta complejidad requieren la participación de clínicas de fertilidad especializadas y hasta el momento las parejas podían acceder a las mismas a través de un financiamiento del bolsillo sumamente oneroso, generando dificultades importantes en términos de equidad", remarcó Basso.

Las autoridades del MSP recordaron que "la infertilidad es una enfermedad del sistema reproductivo que se caracteriza por no poder lograr un embarazo tras doce meses o más de relaciones sexuales habituales sin el empleo de métodos anticonceptivos".

Además, resaltaron que Uruguay es pionero en la universalización del derecho a la reproducción asistida en la medida que brinda apoyo financiero a su acceso.